En un pasado muy remoto nos encontramos con el asentamiento en este pueblo, también en la comarca, de unos hombres primitivos que pertenecían a la llamada “Cultura del Algar”.
KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA
Fidel Prieto. Alcalde Los restos encontrados datan de 2.500 años A.C.
Fue una alquería llamada CUIYAR donde se encontraba un palacio de un Noble Árabe (enamorado de esta tierra y de su entorno). Más tarde pasaría a ser el primitivo CAXAR, cuyo nombre árabe significa: lugar donde se criaba mucha seda. Había entorno a 400 árboles de morera.
CalleReal_peque
 El Cronista “Henríquez de Jorquera” escribía allá por 1600: “lugar de tierras muy valiosas y las que más rinden a su majestad, por lo que sus habitantes están ricos, por sus muchas cosechas de seda, vino y pan”. Tiempo después, fue lugar en el que el lino, el cáñamo y más tarde la patata, seguían confirmando aquellas riquezas de las que hablaba el conocido Cronista.
PalaceteFuenteHonda_peque
Palacete FuenteHonda Allá por el siglo XVI San Juan de Dios se acercaba hasta Cájar, todas las semanas, para recoger las limosnas de sus agricultores para su hospital de Granada.
Actualmente Cájar está ubicado en la “Vega de Granada” y en la falda de las primeras estribaciones de Sierra Nevada, situado ligeramente al sudeste de la capital y a escasos kilómetros de ésta. La cercanía le da entidad de barrio urbano dentro de esa gran zona metropolitana que rodea a Granada.
En Cájar están empadronados actualmente aproximadamente 5.000 habitantes, aunque las personas que realmente habitan (disfrutando y participando en los servicios municipales) se incrementan en un 50% en invierno y un 100% en el periodo estival. PatioCasaMorisca
VistaCájar Esta era zona eminentemente agrícola. Ahora, tanto el sector industrial como el de servicios están por desarrollar y las pequeñas iniciativas que en este sentido existen son empresas familiares.
Por diversas razones, entre las que está la proximidad a Granada, se le ha dado a Cájar un valor de zona residencial, lo que ha supuesto para el sector de la construcción un auge considerable. Todo esto llevó a Cájar a un crecimiento rápido, especialmente en población flotante, siendo utilizada por muchos de sus “habitantes de hecho” como pequeña ciudad dormitorio, afluyendo a él una gran diversidad de personas e , y en muchos casos siendo Cájar una segunda residencia.
VistaCajar_pequeVistaCajar2_peque